si yo en una gran profundidad me lanzara a tú mismo mar, donde estuviera en tu infierno... quizás te comprendería... pero mi ego... me salva de las interminables respuestas que no existen más que en teorías de unos pocos locos...

y yo que me considero un poco interminablemente alocada... mi fervor... aún sigue queriendo a ese otro que nunca olvido escuchar canciones, contar estrellas y mirar ocasos... me escuchaba a mi.

vistiendome de lo que este corazón mío siente... hablaré de tu infierno menos, ni un solo día de ahogo y miseria... ya hay bastsante en el poco mundo que nos quede...
y aunque no sea yo quien mire ocasos cuente estrellas o escuche canciones no me sentire más que en una nube densa que roza la hierva de mi querido norte.

no muero sin mi tierra ni mi hombre

Comentarios

Entradas populares